En el post de hoy vamos a analizar si es posible estar trabajando y a la vez preparar y aprobar una oposición.

Está claro que resulta más asequible y mucho menos sacrificado preparar una oposición si no se está trabajando, pero si tus circunstancias personales son que estás ya trabajando, y te planteas o has decidido preparar una oposición, queremos decirte que sí es posible compaginar ambas actividades y lograr el objetivo de aprobar, aunque lógicamente mejor con determinadas circunstancias. Para ello vamos a ofrécete una serie de consejos:

Elige una Oposición asequible:

La primera y mejor decisión a tomar es elegir una oposición que se ajuste lo más posible a tus circunstancias personales, tanto de tiempos disponibles hasta la realización del examen como de dificultad objetiva. Ninguna oposición es sencilla, pero sí debes elegir una que se lo más asequible para ti.

Haz un Curso de Técnicas de Estudio:

Si hace tiempo que has dejado los estudios, y por lo tanto has perdido ese hábito, te recomendamos apuntarte a algún curso que te refresque “cómo estudiar y memorizar mejor”.

Prepárate psicológicamente:

Si la preparación mental es fundamental para preparar una oposición, si tu caso es el de estudiar oposiciones y trabajar, se hace todavía más importante esta máxima. Analiza si tu capacidad de sacrificio y tu tenacidad son las adecuadas, y si es así, prepara la motivación diaria que te vas a dar a ti mismo para mantener alta tu moral hasta conseguir el objetivo.

Prepara el lugar habitual de estudio:

Prepara un entorno tranquilo y sin distracciones. Decide si a lo mejor tienes que abandonar tus perfiles sociales durante un tiempo … Debes tomarte la preparación de la oposición como una inversión tanto de tiempos como económica.

Organización y planificación personal:

Prepara tu organización personal. ¡Debes asumir la preparación como una carrera de fondo en la que tendrás que ir superando obstáculos, pero sabiendo que es una carrera de fondo!.

Prepara unos horarios de estudio, acordes con tu dedicación laboral, pero sé inflexible en su cumplimiento.

Busca el apoyo del entorno familiar para que te ayuden a respetar esos horarios.

Respecto de los sistemas de preparación, preparar pequeñas fichas resumen de las materias, realizar mapas mentales y grabarse recitando los temas, ayuda a asentar y memorizar los conocimientos.

Uno de los mejores métodos de estudio es la Técnica Pomodoro. Es un método para mejorar la administración del tiempo dedicado a una actividad. Fue desarrollada por Francesco Cirillo a finales de la década de los 80 del siglo pasado.​ Consiste en usar un temporizador para dividir el tiempo en intervalos indivisibles, llamados pomodoros, de 25 minutos dedicados intensamente al estudio, seguidos de 5 minutos de descanso y distracción con cualquier otra actividad, y realizando pausas más largas de descanso cada 4 pomodoros.

Aprovecha los desplazamientos en transporte público para repasar tus fichas o mapas mentales.

En los momentos de bajada de moral, vuele a recordar el motivo por el que decidiste preparar la oposición. Visualiza la consecución del objetivo y las ganancias que ello te reportará ya que te ayudará a recuperar esa preparación mental.

 

Y como siempre y es habitual en nuestros post, el último consejo: Vete a por todas, evita las comparaciones con otros (cada persona es un mundo), y no lo intentes, simplemente ¡hazlo!

 

 


Otras Oposiciones, trabajos y cursos relacionados: